domingo, 21 de junio de 2020

El barco

 

El barco donde navego

zozobra en la mar,

pues las olas se encrespan

y le amenazan con naufragar.

 

Este frágil galeote

con tan débil capitán

que conoce que su rumbo

no es otro que expirar.

 

En la noche no hay cobijo

y nadie me puede ayudar

esta desgracia es segura

nadie la puede evitar.

 

Como un castillo de naipes,

las velas ajadas están

y los palos que las sujetan

muy pronto claudicarán.

 

La suerte está echada

y mi destino es infausto,

pero siempre hasta el final

la nave intentaré guiar.

 

LUIS FERNANDO RAMOS MARTÍN

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario