miércoles, 14 de septiembre de 2022

Alaska

 


El lila de la realeza, de la belleza y la opulencia;

la montaña sagrada y sus aguas;

eres más que el norte;

eres el sur, el este y oeste;

cual guardián te eriges, delante de los demás; 

la nieve blanca y perfumada;

eres agua, flores, amor y alegría;

eres la valentía y el orgullo de tu gente;

el objetivo del caminante;

el sueño de muchos;

despertarse con la realidad de tus aguas claras,

transparentes y puras;

como la Virgen que aguarda por esposo;

deslumbrante belleza;

muy poca vista;

un pueblo guardado, oculto,

lleno de alegría y bendiciones de la mano de Dios...

KAREM SUÁREZ

Imagen: Ross Brusneck

viernes, 2 de septiembre de 2022

Noche de faros dormidos

 


 

En noche de faros dormidos te conocí.

Te refugiabas en el abrigo maternal,

 

cálido e inexpugnable. El esplendor

de tu piel anunciaba firme vitalidad,

 

certeza traidora e incierta que borró

la consciencia del ruin despotismo del azar.

 

En días de nubes claras finjo que tal vez

te escapes un rato de la eternidad.

 

KASSIUS HEID (Twitter: @heidkassius)

lunes, 25 de julio de 2022

Ella y él

 


Cada noche

tiene sus deseos,

cada noche

tiene sus sueños,

cada noche

tiene sus secretos

cada noche

tiene sus fantasías,

cada noche

él piensa en ella

cada noche

ella piensa en él.

DULCE


sábado, 1 de enero de 2022

Duele el alma

 


Duele el alma;

cuando la vida flagela;

cuando la razón te falta;

cuando llora el corazón.

 

Duele el alma;

cuando no existe el perdón;

y sí, en cambio, desazón;

y el mal gana a la calma.

 

Duele el alma;

cuando queda el dolor;

cuando se esfuma el amor;

cuando no hay más que odio.

 

Duele el alma;

ya la luz torna en sombra;

de la mente queda la locura;

y el allegro se vuelve adagio.

 

Duele el ama;

ya no hay remedio;

es la llama de la vida;

que se esfuma y se apaga.

LUIS FERNANDO RAMOS MARTÍN

 

 

domingo, 31 de octubre de 2021

Lluvia

 


Lluvia pertinaz,

suspiro por tu boca rosácea

y su dulce miel dentro de la mía

Lluvia pertinaz, 

sorbo el café despacio,

mientras el frío me hiela.

Viento tenaz,

tus manos acarician mi piel,

erizada.

Muchas plegarias 

He elevado un rosario de rosas

solo para ti.

El punzante dolor en mis huesos

es tiempo de invierno,

de manos heladas,

de tu mano junto a la mía,

mi cabeza sobre tus piernas.

Muchos besos;

caricias;

la vida indiferente;

un suspiro mágico;

dolor y placer;

sentirte tan cerca;

llenarme de ti, tan lejos.

KAREM SUÁREZ